27/5/17

Perder el miedo a la muerte es necesario para el médico que atiende al paciente terminal [27-5-17]


Perder el miedo a la muerte es necesario para el médico que atiende al paciente terminal

Rosa Díez Cagigal participa en un curso sobre atención a pacientes terminales.

“Para tratar a un pacientes que se va a morir, hay que perder primero el miedo a la muerte, porque no nos atreveríamos a mirar al paciente a los ojos para responder sus preguntas”. Son palabras de la médico de Familia Rosa Díez Cagigal, vertidas en el marco de los cursos de verano de la Universidad de Cantabria. Para esta doctora, “afrontar la muerte de nuestros pacientes es una manera de enfrentarte a la tuya propia”.

Esta médico, con amplia experiencia en cuidados paliativos, impartió en esta cita estival la ponencia La atención al paciente terminal, y afirmó que es importante entender que familia y paciente viven “una situación de gran impacto emocional, que no se da en ninguna otra situación”, lo que hace necesario, dijo, “que los profesionales tengamos una sensibilidad especial y una formación específica para tratar a este tipo de pacientes”.

La comunicación del profesional sanitario con la familia y el afectado es un aspecto fundamental en estas situaciones, según Díez Cagigal, quien expresó la importancia del papel del médico de Atención Primaria, quien ha de ser capaz de atender adecuadamente a los pacientes terminales en su casa y formarse específicamente para ello.

21/5/17

Jugo de granada para prevenir cáncer de próstata [21-5-17]


Jugo de granada para prevenir cáncer de próstata

Otras investigaciones efectuadas en Wisconsin y otros lugares ya habían indicado que la granada, una fruta originaria de Oriente Medio, contiene grandes cantidades de antioxidantes y antiinflamatorios, y que es efectiva contra los tumores de piel en ratones de laboratorio.

De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Urología, en los hombres con cáncer recurrente de próstata la ingestión de 80 miligramos diarios de jugo de granada por día aumenta el tiempo que se requiere para que incrementen los niveles del antígeno específico de próstata, que es una medida de la actividad de tumores.

El jugo de granada contiene numerosos antioxidantes, y sustancias vegetales parecidas a la hormona femenina estrógeno, llamadas fitoestrógenos, que pueden cooperar en la lucha contra el cáncer de próstata, según esa asociación.

Los investigadores de Wisconsin señalaron que el jugo de granada contiene más antioxidantes que el vino tinto y el té verde, ambos señalados como prometedores agentes contra el cáncer.

El equipo de esta Universidad se concentró en determinar si el extracto de granada podría, no sólo eliminar un cáncer existente, sino impedir que el cáncer comience o progrese.

Los investigadores usaron células de cáncer de próstata humana en la evaluación de los efectos del extracto del jugo, con diferentes dosis, sobre las células cultivadas en laboratorio, y encontraron un efecto relacionado con las dosis, es decir, cuanta más alta la dosis de extracto de granada, más células de cáncer morían.

De acuerdo a un portal español, el paso siguiente fue la prueba con ratones a los que se inyectaron células de cáncer de próstata de humanos y desarrollaron tumores malignos.
A los 24 ratones se les dividió en tres grupos.

El grupo de control recibió agua; a los otros dos grupos se les administró agua con un 0,1 por ciento y un 0,2 por ciento de extracto de granada, respectivamente.

Los ratones que recibieron la concentración más alta de extracto de granada mostraron una ralentización significativa del avance del cáncer y una disminución del antígeno específico de próstata.

Los animales que sólo recibieron agua tuvieron tumores que crecieron mucho más rápido que los animales que recibieron extracto de granada.

Panel de expertos en EE.UU. desaconseja examen de detección rutinaria del cáncer de tiroides

Panel de expertos en EE.UU. desaconseja examen de detección rutinaria del cáncer de tiroides

"La detección del cáncer de tiroides en personas sin síntomas genera complicaciones que sobrepasan los beneficios", señalaron asesores de las autoridades médicas estadounidenses.


t13.cl

Un panel asesor de las autoridades médicas estadounidenses aconsejó en contra del examen de rutina de cáncer de tiroides en los adultos libres de síntomas, en función de recomendaciones sobre complicaciones de mayor riesgo que beneficios.

"El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos" (USPSTF) concluyó "con un grado razonable de certeza de que la detección del cáncer de tiroides en personas sin síntomas genera complicaciones que sobrepasan los beneficios", dijo el panel esta semana.

Estas recomendaciones actualizan las directrices del USPSTF que se remontan a 1996.

La incidencia de cáncer de tiroides ha aumentado en un 4,5% por año en Estados Unidos durante la última década, más rápido que cualquier otro tipo de tumor cáncerigeno durante el mismo periodo, sostiene el informe de los expertos en la revista Journal of American Medical Association (JAMA).

Sin embargo, la tasa de mortalidad por cáncer de tiroides se mantuvo prácticamente sin cambios con más del 98,1% de los diagnosticados que sobreviven a los primeros cinco años, lo que corresponde a una cura.

Estos expertos examinaron 67 estudios y concluyeron que no había "indicios suficientes" para evaluar la eficacia de las técnicas de detección en personas sin síntomas con el fin de prolongar sus vidas. Estas técnicas son la ecografía y palpación del cuello para detectar nódulos en la tiroides.

Los mismos expertos determinaron que un sobrediagnóstico de ese cáncer podía conducir a tratamientos inútiles que podían tener efectos nefastos.

20/5/17

Aumentan los índices de cáncer rectal entre adultos jóvenes [20-5-17]


Aumentan los índices de cáncer rectal entre adultos jóvenes

La cantidad real de casos entre los menores de 40 sigue siendo reducida, pero es necesario prestar atención a la tendencia, según un investigador

Aunque la cantidad real de casos sigue siendo sumamente pequeña, investigadores estadounidenses informan que la incidencia de cáncer rectal entre los menores de cuarenta está aumentando.
Las probabilidades de que una persona joven desarrolle la enfermedad siguen siendo reducidas, aunque los médicos deberían tomar el riesgo en cuenta, según el Dr. David L. Sherr, coautor del estudio y profesor asistente de radiación oncológica del Colegio Médico Weill Cornell de la ciudad de Nueva York.

"Si los pacientes menores de cuarenta presentan sangrado rectal, eso se debe tomar con la misma seriedad que si tuvieran cincuenta", anotó Sherr. "Algún tipo de investigación podría estar justificada".

Aunque los cánceres de colon y recto con frecuencia afectan a las personas de edad avanzada y constituyen el segundo número más elevado de muertes por cáncer en los EE. UU. después del cáncer de pulmón, estos cánceres son bastante poco comunes en personas jóvenes, según anotaron los autores en un informe publicado en línea el 23 de agosto y en la edición impresa del 15 de septiembre de Cancer.

Sherr calculó que apenas se diagnosticaron trescientos casos anuales de cáncer rectal, en promedio entre menores de cuarenta en todo el país entre 1973 y 2005. Aseguró que el riesgo de que a una persona menor de cuarenta se le diagnostique la enfermedad en ese tiempo fue de cerca de cuatro en un millón.

Sin embargo, un análisis de estadísticas estadounidenses señala que el cáncer rectal ha estado aumentando en un promedio de 2.5 por ciento al año. Aunque eso implica menos de diez casos adicionales anuales, frente al año anterior, sigue siendo "un aumento real y significativo", aseguró.

No está claro por qué están aumentando los casos, aunque el Dr. Jerald D. Wishner, especialista en el cáncer, asegura que está viendo más casos de cáncer colorrectal entre los jóvenes ahora que hace una o dos décadas.

"En cualquier momento dado, tengo dos o tres pacientes de entre veinte y cuarenta que tienen cáncer de colon y de recto", aseguró Wishner, codirector de cirugía mínimamente invasiva y robótica del Hospital Northern Westchester de Mount Kisco, Nueva York.

Sherr, coautor del estudio, asegura que las prácticas sexuales no parecen ser una causa probable. El cáncer rectal no se relaciona con el cáncer anal, que con frecuencia es causado por un virus que se transmite durante las relaciones sexuales.

Es posible que los crecientes índices de obesidad tengan algo que ver porque tener un mayor peso se relaciona con esta enfermedad. Sin embargo, dijo, los índices no están aumentando entre los mayores de cuarenta.

¿Qué recomiendan los expertos? Sherr aseguró que los médicos necesitan tener en cuenta el posible riesgo de que pacientes más jóvenes desarrollen la enfermedad.

"Cuando un paciente menor de cuarenta llega con sangrado rectal", dijo, "casi dirán instintivamente al paciente que son demasiado jóvenes para tener cáncer rectal. Probablemente sea hemorroides u otra cosa".

Wishner advirtió que "no queremos que la gente entre en pánico si ve una gota de sangre en el papel higiénico".

Sin embargo, "si es un paciente de mayor edad el que muestra una señal o síntoma, están más preparados para que sea cáncer. Si el paciente tiene 35, no. El cáncer y cosas así no están en el radar".

16/5/17

La obesidad aumenta el riesgo de sufrir cáncer [16-5-17]


La obesidad aumenta el riesgo de sufrir cáncer

La obesidad aumenta el riesgo de sufrir cáncer, aseguró el director del departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universitaria de Navarra, Javier Salvador, quien destacó que el exceso de peso 'se ha convertido en una epidemia a nivel mundial', tanto en países industrializados como en los que están en vías de desarrollo.

En la actualidad, informó la Clínica Universitaria en un comunicado, las tasas de obesidad 'están subiendo a un ritmo alarmante' y se calcula que en España un 15 por ciento de la población tiene obesidad y un 54 por ciento sufre exceso de peso, debido a las comidas poco saludables y los hábitos de vida sedentarios.

Salvador indicó que el exceso de peso provoca alteraciones muy importantes en la salud, especialmente de tipo cardiovascular, como la hipertensión arterial o cardiopatía isquémica, pero también problemas de tipo metabólico como la diabetes tipo 2 y alteraciones en las grasas de la sangre, apnea del sueño y problemas en las articulaciones.

Además, la obesidad está implicada en las alteraciones de la función hepática, ya que, a consecuencia de la infiltración de grasa, el hígado se va deteriorando y puede degenerar en una cirrosis.

Sin embargo, afirmó el especialista, mucha gente desconoce que la obesidad se asocia con diversos tipos de cáncer y, por ejemplo, las mujeres que tienen antecedentes de cáncer de mama y también son obesas tienen más probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

El exceso de peso también ocasiona problemas psicológicos de autoestima, cuadros depresivos y ansiedad, por lo que su abordaje ocasiona 'un incremento altísimo' del gasto sanitario, aseveró Salvador.

Para analizar éstas y otras cuestiones, la Clínica Universitaria ha organizado el 'III Symposium Internacional sobre avances en el tratamiento de la obesidad' y el 'II Symposium de obesidad para diplomados de Dietética y Enfermería', que se van a celebrar el 3 de marzo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, donde se darán cita expertos nacionales e internacionales en la materia.

14/4/17

Las dietas ricas en nueces ayudan a prevenir el cáncer [14-4-17]


Las dietas ricas en nueces ayudan a prevenir el cáncer

Consumir habitualmente una dieta suplementada con nueces podría ralentizar el crecimiento de los tumores colorrectales, gracias a que produce cambios beneficiosos en los genes cancerígenos, según ha mostrado un estudio realizado por el Centro Médico Beth Isreal Deaconess de la Harvard Medical School (Estados Unidos), y publicado en el 'Journal of Nutritional Biochemistry'.

La investigación, liderada por el doctor Christos Mantzoros, es la primera que evalúa si el consumo de nueces puede causar cambios en los micro ácidos ribonucleicos (miARN), los nucleótidos que están implicados en la alteración de la expresión genética y que, probablemente, tengan efectos en la transcripción genética involucrada en los procesos antiinflamatorios, antivasculares y de antiproliferación de las células cancerígenas.

"La investigación demuestra que una dieta con nueces causa cambios significativos en los perfiles de expresión de los miRNA en los tejidos del cáncer de colon e incorpora ácidos grasos protectores en los tumores de colon, ya sea a través de sus efectos directos o a través de los efectos aditivos o sinérgicos de los múltiples compuestos presentes en las nueces", ha explicado el doctor.

Asimismo, Mantzoros ha señalado que, aunque se necesitan estudios adicionales, los miRNAs podrían tener una "potencial" diana terapéutica en el tratamiento de este tipo de cáncer. ESTUDIO REALIZADO EN RATONES

Para realizar el trabajo, los investigadores analizaron a dos grupos de ratones inyectados con células de cáncer de colon. El primero fue alimentado con el equivalente a dos raciones al día de nueces (60 gramos), mientras que el segundo grupo recibió una dieta control similar pero sin nueces.

Después de 25 días, los expertos descubrieron que en los tejidos tumorales de los ratones alimentados con nueces, se había producido un incremento de hasta 10 veces la cantidad total de ácidos grasos Omega-3, incluyendo el ALA, un ácido graso esencial para diversos procesos del cuerpo conocido por reducir la inflamación.

Finalmente, comprobaron la incorporación de ácidos grasos con efectos protectores en el epitelio intestinal de los ratones alimentos con nueces, lo que podría alterar los perfiles de expresión de los miARN.
 
 

9/4/17

La enfermedad sigilosa que conduce al cáncer [9-4-17]


La enfermedad sigilosa que conduce al cáncer

Cerca de 350 mil casos nuevos de linfomas fueron diagnosticados en el mundo en el último año y la enfermedad va a camino a convertirse en la quinta causa de muerte por cáncer, informó ayer la Asociación Linfomas Argentina.

Un informe difundido por esa entidad que agrupa a familiares y pacientes con linfomas precisó que en el mundo hay cerca de un millón de personas con enfermedades malignas en el sistema linfático y la incidencia de esa sintomatología, aumentó entre un 3 y un 7 por ciento.

El linfoma es una enfermedad maligna que afecta al sistema linfático, que es uno de los pilares para la defensa contra las enfermedades.

Esta patología constituye el tercer tumor en frecuencia en los niños, luego del cáncer del sistema nervioso central y la leucemia.

De acuerdo a datos del último Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA) la incidencia global de linfomas en niños menores de 15 años es del 12 %, con un promedio anual de 133 casos nuevos por año.

Para luchar e informar de esta enfermedad, este año se creó la asociación local de pacientes y familiares de pacientes Linfomas Argentina. La institución está presidida por una ex paciente con la enfermedad, Haydée González.

Asimismo, Linfomas Argentina también cuenta con el apoyo del deportista – ex jugador de la selección Argentina de hockey - Germán Orozco ex paciente quien se une en esta cruzada. Germán, de 29 años, fue diagnosticado en 1999 Linfoma de Hodgkin. En febrero de 2000 tuvo un autotrasplante de médula y pudo volver a jugar al hockey, llevar una vida normal e inclusive participó de los juegos olímpicos de Atenas 2004 representando al país.

Características de la enfermedad

Hay muchos subtipos diferentes de linfoma, los cuales se dividen en dos tipos principales: Linfoma de Hodgkin (también llamado enfermedad de Hodgkin) y Linfoma No Hodgkin. El Linfoma No Hodgkin es el tipo más común y se presenta fundamentalmente en adultos con un pico de incidencia entre los 45 y 60 años.

Aún se desconoce la causa de aparición de un linfoma, que básicamente es la reproducción anómala y maligna de los linfocitos, células de defensa del organismo.

Los síntomas más comunes son la hinchazón indolora en el cuello, la ingle o la axila producida por el agrandamiento de los ganglios linfático; sudor nocturno, fiebre, pérdida de peso, cansancio y picazón generalizada.

8/4/17

¿Cáncer por azar? Mejor no apuestes contra ti mismo

¿Cáncer por azar? Mejor no apuestes contra ti mismo

Una investigación responsabiliza a la mala suerte de dos tercios de los tumores, pero cuatro expertos españoles aconsejan no abandonar la prevención.

huffingtonpost.es

Si el cáncer es una lotería, ¿para qué voy a cuidarme? Esa pregunta tiene el potencial para echar a perder todo el terreno ganado a la enfermedad en las últimas décadas. Sólo hace falta que se instale en la conciencia colectiva, impulsada por las conclusiones que pueden sacarse de estudios (pero sobre todo de los titulares con los que se anuncian) como el que Cristian Tomasetti y Bert Vogelstein publicaron la semana pasada.

El corolario de esa investigación es que dos tercios de los tumores se deben a cosas que no podemos controlar. Pero no toda la comunidad científica está de acuerdo con esa conclusión, ni con la manera de presentarla al público, ni con lo taxativo de los autores -que ya habían creado polémica con un estudio similar en 2015- al afirmar que los defectos de replicación de las células tiene mucho más que ver con el cáncer que la alimentación o el tabaquismo.

"El riesgo es la interpretación que se dé al estudio. Y él [Tomasetti] ayuda en las formas en las que se expresa, al decir que su descubrimiento va a cambiar la forma en la que pensamos el cáncer... Si escucha eso, realmente uno creería que ha descubierto una cura y todos los demás hemos estado ciegos", dice Óscar Fernández Capetillo, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y uno de los científicos con los que ha hablado El Huffington Post para conocer el calado real de una de las investigaciones sobre cáncer más publicitadas de los últimos tiempos.


PERO ENTONCES... ¿NOS CUIDAMOS O NO?


El trabajo de Tomasetti y Vogelstein, las cabezas visibles de un equipo de investigación del Centro de Cáncer Johns Hopkins Kimmel (EEUU), cuantifica la manera en que una de las principales armas con las que contamos como especie para evolucionar, la replicación de células, se convierte en un enemigo cuando hablamos de cáncer.

Los autores "cuantifican con modelos matemáticos la aparición de mutaciones y llegan a la conclusión de que un tanto por ciento elevado de las mismas ocurren al azar", dice Elena Sancho, del Institut de Recerca Biomédica (IRB). "¿Quiere esto decir -se pregunta- que nos podemos dar a una vida disipada porque hagamos lo que hagamos vamos a tener la misma probabilidad de tener cáncer? No rotundo".

El estudio pone números al riesgo basal que todos tenemos de sufrir cáncer. Pero no debemos ser fatalistas. "No deberíamos quedarnos con el mensaje de que en ciertos casos el cáncer aparecerá de modo inexorable", asegura Glória Pascual, investigadora del IRB y coautora, junto a Salvador Aznar, de una celebrada investigación reciente sobre los mecanismos de la metástasis. A su juicio, "existe la posibilidad de que una célula al dividirse tenga un fallo inevitable e introduzca una mutación oncogénica, pero no hay que olvidar que esta probabilidad aumenta de modo considerable al estar expuesto a factores nocivos".


NO APUESTES CONTRA TI MISMO


Óscar Sánchez Capetillo, miembro del grupo de Inestabilidad Genómica del CNIO y experto por tanto en el sistema de replicación de células, utiliza el ejemplo del dardo y la diana para poner en su contexto el papel que juega el azar en el cáncer:

"Para que una célula se transforme en cancerosa, hace falta que acumule al menos seis mutaciones en seis genes distintos. Cada una de ellas es, digámoslo así, una diana. Les lanzamos dardos desde que nacemos, y los lanzamos en principio a la misma velocidad. Pero uno puede empezar a lanzar dardos mucho más rápido y las seis dianas las hará antes el que tire 200 veces que el que tire cinco".

¿Cómo empezar a lanzar dardos más rápido? Elena Sancho lo explica: "Fumar incrementa el riesgo basal en un 200%, causa mutaciones y causa cáncer. La exposición continuada al sol sin protección también. No curar determinadas infecciones como por ejemplo helicobacter pilori también modificará el riesgo basal, el azar de esa persona de sufrir cáncer de estómago y beber alcohol aumenta tu riesgo al azar de tener cáncer de hígado".

La clave, pues, es no apostar contra uno mismo para reducir al mínimo biológico el papel de la lotería en la que jugamos por el simple hecho de estar vivos.


EL VERDADERO VALOR DE LA INVESTIGACIÓN


"Tomasetti se siente muy cómodo siendo el centro de atención y hay bastante de eso en ese trabajo. Así que hay tratar de minimizar los daños que pueda causar", dice Fernández-Capetillo, el que de manera más clara muestra su desacuerdo con los planteamientos de este investigador. "En lo que se ha publicado no hay investigación stricto sensu, en lo que se refiere a descubrir un concepto nuevo o un nuevo medicamento". "Pone números, y números discutibles, a cosas que cualquier investigador del cáncer del mundo, y mucha gente de la calle, ya sabemos: que la mala suerte influye en el cáncer".

Pero lejos de la "fatalidad de las conclusiones" del trabajo, según Rosa Farràs, científica del Centro de Investigación Príncipe Felipe, puede extraerse algo positivo de él: "Como no podemos intervenir en la detección de los errores replicativos del ADN en los pacientes, deberíamos impulsar los estudios relacionados con el diagnóstico precoz, la terapia personalizada y avanzar en el conocimiento de cómo el sistema inmunológico puede prevenir la propagación de las células tumorales".

En eso coinciden Gloria Pascual y Elena Sancho. La primera asegura que la investigación "viene a concluir la importancia del desarrollo de programas, métodos de screening o diagnóstico precoz" y la segunda contempla una "buenísima oportunidad de insistir en que la población debe pasar las ITVs pertinentes para poder detectar el cáncer en estadios tempranos. La investigación puede desarrollar métodos de diagnóstico precoz, pero es imprescindible que la población los utilice".

27/2/17

Destacan propensión de los albinos a padecer cáncer [27-2-17]


Destacan propensión de los albinos a padecer cáncer

El sector de la población más vulnerable a padecer cáncer es el de los albinos, debido a que carecen de melanina en la epidermis, sustancia que determina el color de la piel y protege al cuerpo de las radiaciones ultravioletas provenientes del Sol.

El especialista Gildardo Espinosa de Luna, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, indicó que los seres humanos con esta condición tienen melanocitos (células que producen melanina) en la dermis, pero son incapaces de sintetizar o producir el pigmento.

Ello, detalló en un comunicado, debido a una mutación genética, que ocasiona que su cabello, piel, cejas y pestañas sean completamente blancos y, en ocasiones, que tengan ojos rojos.

Mencionó que al no contar con protección natural son propensos a sufrir quemaduras de segundo y tercer grado cuando se exponen a los rayos solares, y pueden padecer hiperqueratosis, es decir, endurecimiento en la piel, que ocasiona graves lesiones que pueden derivar en cáncer y, además, presentan envejecimiento prematuro.

También sufren defectos de la vista, como nistagmus (espasmos de los músculos del ojo que producen movimientos oculares rápidos e involuntarios), estrabismo (desviación de uno de los ojos de su dirección normal) y fotofobia (sensibilidad anormal a la luz), que disminuyen la agudeza visual y con el tiempo pueden quedar ciegos.

El experto indicó que el albinismo es una enfermedad hereditaria y existen 30 tipos diferentes; la más frecuente es la tipo II, o albinismo tiroxinasa positivo, donde toda la piel, las pestañas, pelo y cabello carecen de pigmentación y los ojos suelen ser rojos.

La prevalencia en la población es de uno por cada 36 mil nacimientos, y es más abundante entre habitantes de raza negra.

Mientras que el parcial, que se denomina piebaldismo, se manifiesta a través de un mechón blanco en el cabello o manchas claras en el cutis, y las pupilas suelen ser de color negro. También existe el albinismo ocular, que afecta a los ojos.

24/2/17

La lactancia protege a sobrevivientes de cáncer [24-2-17]

La lactancia protege a sobrevivientes de cáncer

Amamantar puede beneficiar a las jóvenes sometidas a tratamientos de cáncer en la niñez, dice un estudio

Las mujeres que han sobrevivido cáncer infantil podrían beneficiarse si amamantan a sus bebés, según una investigación.

Las sobrevivientes de cáncer a menudo presentan un mayor riesgo de trastornos como obesidad o fragilidad en los huesos.

Pero científicos del Hospital Infantil de Investigación St Jude, en Memphis, Estados Unidos, concluyen que la lactancia pude ayudar a neutralizar estos riesgos.

Según el estudio publicado en Journal of Cancer Survivorship(Revista de Supervivencia de Cáncer), la lactancia debe promoverse como parte de las recomendaciones rutinarias de dieta y estilo de vida a las pacientes que sobreviven el cáncer.

El progreso en los tratamientos de cáncer significa que cada vez más pacientes que desarrollan la enfermedad en la niñez sobreviven.

Sin embargo, algunas de ellas presentan un mayor riesgo de problemas de salud más tarde en su vida, lo que se conoce como "efectos tardíos".

En Estados unidos, se calcula que uno de cada 640 jóvenes de entre 20 y 39 años será un sobreviviente de cáncer infantil. Específicamente, 80% de los niños y adolescentes sometidos a tratamientos modernos de cáncer sobreviven.

Esto significa, sin embargo, desafíos importantes de salud, incluidos problemas de crecimiento y desarrollo, disfunción de órganos y dificultades para concebir, debido a los efectos adversos del propio cáncer y de los tratamientos.

Los científicos analizaron estudios publicados sobre el impacto de la lactancia en estos efectos.

Identificaron tres "efectos tardíos" comunes que experimentan las mujeres sobrevivientes de cáncer infantil: déficit de densidad mineral ósea, síndrome metabólico (que puede conducir a obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular) y riesgo de desarrollar otros tipos de cáncer, como el de mama.

Se encontró que la lactancia reduce el riesgo de estos tres efectos.

Riesgos y beneficios

La mineralización ósea puede resultar afectada severamente por los tratamientos de cáncer infantil, por eso algunos sobrevivientes tienen más probabilidades de desarrollar osteoporosis prematura.

La investigación muestra que el amamantamiento podría ayudar a revertir el trastorno porque se ha descubierto que después de la lactancia la densidad ósea de las mujeres a menudo excede los niveles que se tienen antes del embarazo.

Los problemas metabólicos, incluido el índice de masa corporal, también aumentan en algunos sobrevivientes de cáncer.

En particular aquéllos que sufrieron leucemia linfática, cáncer testicular y los sometidos a trasplantes de médula ósea.

Se sabe que la lactancia reduce la incidencia de obesidad.

Los supervivientes de cáncer infantil también presentan un mayor riesgo de volver a desarrollar la enfermedad más tarde en su vida y según los científicos, las mujeres están en mayor riesgo que los hombres debido al cáncer de mama.

La lactancia está asociada con un riesgo menor de cáncer de mama.

Esto demuestra claramente, dicen los investigadores, que el amamantamiento puede ser una buena opción para las jóvenes que sobreviven cáncer.

Apoyo


Otro efecto tardío del cáncer, sin embargo, es la incapacidad de producir leche materna.

En particular las más afectadas podrían ser las mujeres sometidas a tratamientos que afectan los niveles de la hormona de crecimiento.

Éstas incluyen radiación craneal para tratar tumores cerebrales o radiación del sistema nervioso para tratar leucemia.

Los niveles adecuados de la hormona de crecimiento son esenciales para el desarrollo de las mamas para poder lactar más tarde en la vida.

Los científicos afirman que debido precisamente a estas dificultades que podrían enfrentar las madres que han sobrevivido el cáncer, es esencial ofrecerles el apoyo necesario ya sea que puedan o no lactar.

Según el doctor James Klosky, quien dirigió el estudio, "nuestro mensaje es que la lactancia, además de la dieta y el ejercicio, de evitar el consumo de tabaco y de comprometerse en una conducta sexual segura, debe ser una recomendación más para que las sobrevivientes de cáncer infantil puedan potencialmente disminuir los efectos tardíos adversos de los tratamientos de cáncer"